30 sept. 2013

Cocoppa, personalizando el móvil.

Pues la verdad es que sí, que ha sido todo un descubrimiento, con lo que me gusta a mi personalizarlo todo, ahora resulta que he descubierto una app que te ayuda a personalizar el móvil pero esta vez, por dentro.

Es una app gratuita que comparte los diseños de todos sus usuarios para cambiar los logos de nuestras apps por otros más acordes con nuestros gustos, podemos utilizar los miles de iconos que trae o diseñar los nuestros propios, ¡pero eso es para nota!, yo por el momento como no tengo mucho tiempo me he dedicado a toquetear mi móvil hasta dejarlo así:


Pero en clase ya he puesto como ejercicio de diseño modificar cuatro logos para utilizar esta app. Como veis me parece útil tanto para tontear como en mi trabajo.

¡En fin! es muy intuitiva y no necesita mucha explicación, aquí hay un tutorial  por si alguien se pierde, y bueno ¡ya me contareis! ¡No me digáis que no queda bonito! Esta es muy cursilona, y quiero cambiarle no solo el fondo, sino también los iconos de los contactos preferidos, pero bueno, todo a su tiempo.

Porque además no sólo tiene para cambiar los iconos, también los fondos. y si te los descargas los puedes usar para otras cosas, no sólo de fondo de pantalla en el móvil.

Mirad otros ejemplos:


Espero que os haya gustado.

23 sept. 2013

¡mis suspiros!

¡Bueno pues por fin casi lo he conseguido!.

La verdad es que no están como los que venden, pero están buenos, y por fuera..... ¡Por fin me han quedado bonitos! No se han quemado y conservan el color.

Añadir leyenda

La verdad que a mi el merengue no me ha gustado nunca. Donde se ponga la nata.... Que se retiren cremas y merengues, hasta el chocolate lo cambiaba yo por un "palo de nata". Pero la verdad es que yo no soy muy dulcera....

Desde que empecé a ver estos dulces, primero en la red y luego en las pastelerías... Intenté poder llevarlos a mi mesa de chuches, ¡¡son tan bonitos...! ¡Que eran merengues y no me gustan....! ¡Eso es lo de menos! Siempre habrá alguien a quien le gusten.

Total que este fin de semana que por fin ha sido muy casero, me ha dado por volver a intentarlo, ya que la última vez fue un desastre, se tostaron demasiado perdiendo color y presencia y además estaban amargos. Vaya, que acabaron en la basura del tirón. Pero el sábado vi que tenía un bote de clara de huevo en la nevera que tenia que usar o tirar y decidí que era el momento. 

Busqué una nueva receta, esta vez de la dueña de E'Cake, una tienda que hay al lado de casa, así si fallaba podía preguntarle a Elisa. El problema es que en su receta ella usaba clara de huevo en polvo por lo que exactamente no me servia, así es que decidí seguir mirando y hice un max-mix con varias. No os lo recomiendo, eso es una locura, lo mejor es seguir una receta concreta. 

La de Elisa que nos cuenta en su blog es esta.
La mía, mejor no os la digo porque no quiero liaros. Haced la que ella cuenta que es una pastelera consumada y con muchos diplomas a su espalda.

Lo que si que tengo que deciros, es que si usáis la clara pasteurizada y veis que no acaba de subir y quedar tan espumosa como para que cuando le deis la vuelta al bote no se caiga.... Podéis hacer un truquillo que a mi me ha resultado. Metía el bote en el microondas y le daba 30 segundos, luego seguía  batiendo con la batidora de varillas. ( esta operación la repetí 3 veces).

Y el tema del horno es lo que a mi también me falla, que parece que es difícil cogerle el punto, pero si encima el horno es un microondas de convección con grill... Peor todavía. Acabé poniéndolo sólo en convección de 5 en 5 minutos, porque no me fiaba de cargármelos, y la verdad es que por lo menos están preciosos.

Para presentarlos los metí en una bolsita de celofán y la cerré con wasitape. 

Ya me contaréis!